África Subsahariana

Netanyahu le da la espalda a la migración africana

Netanyahu le da la espalda a la migración africana

La comunidad internacional se ha visto alarmada tras las declaraciones del primer ministro israelí Benjamín Netanyahu el pasado 3 de enero, donde habló de la implementación del nuevo programa nacional para deportar forzosamente a casi 38.000 inmigrantes y refugiados en el país, principalmente sudaneses y eritreos.
Dicha política de reubicación forzosa fue discutida y aprobada por el Knesset (Parlamento israelí) y tiene entre sus objetivos principales la expulsión de migrantes, primordialmente africanos, con el fin de “restablecer la tranquilidad, el sentido de seguridad personal y la ley y el orden”, según Netanyahu, ya que de acuerdo al primer ministro muchas zonas del sur de Tel Aviv se han visto deterioradas por la extrema pobreza de los refugiados e inmigrantes que allí se encuentran.
De acuerdo a la enmienda, las autoridades israelís ofrecen a las familias deportadas una ayuda de 3.500 dólares, un boleto de avión y apoyo para la obtención de documentos de viaje. Sin embargo, de acuerdo a medios locales, la situación es muy diferente al panorama que se propone, ya que en primer lugar no se especifica el destino de las reubicaciones y muchos de los que ya han sido movilizados fueron víctimas de abusos y extorsiones. Por ello, grupos de derechos humanos, como Amnistía Internacional Israel y la Asociación por los Derechos Civiles en Israel se han unido a las protestas de miles de inmigrantes por las amenazas y expulsiones involuntarias por parte de la administración de Netanyahu.
Sin embargo, este problema no es reciente. De acuerdo al noticiero español El Diario, la historia de la inmigración sudanesa y eritrea a Israel data desde 2005, tras los conflictos regionales como el genocidio de Darfur, al oeste de Sudán, lo que ha llevado a alrededor 27.000 eritreos y unos 7.700 sudaneses, según datos de la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), a desplazarse a Israel en busca de mejores oportunidades. Por ello, en 2009 el gobierno israelí asumió otorgar la condición de refugiados a inmigrantes provenientes de naciones en conflicto; no obstante, Hotline, una ONG israelí asegura que desde 2013, solo tres eritreos y ningún sudanés han recibido estatus de refugiado y actualmente el país posee una de las tasas más bajas de Occidente en el reconocimiento de refugiados.
Por consiguiente, organismos y actores de la comunidad internacional mostraron su inquietud sobre las deportaciones impuestas a eritreos y sudaneses ya que, según ACNUR, “es preocupante que se lleven a cabo reubicaciones forzadas a países que no ofrecen garantías de protección efectiva”. Además, de acuerdo a la misma Organización de Naciones Unidas, es necesario eliminar dicha ley por considerarla como incoherente e insegura, y trabajar de la mano con el gobierno israelí para buscar mejoras en el sistema migratorio y en la reubicación de las miles de familias que huyen de los conflictos de sus países.
Gabriela Suárez

África Subsahariana

Mas África Subsahariana

Joseph Kabila, de 46 años, aseguró que no participará en las elecciones presidenciales de este año y que respetará la constitución y los resultados. Fuente: Ventures Africa

La República del Congo en busca de la democracia

actualidad6 febrero, 2018
Inmigración el camino de la frontera

El camino hacía la frontera

Jose María Peredo Pombo28 abril, 2016
14617731436511001873030

Despierta el postergado conflicto en Sudán

actualidad27 abril, 2016
Boko Haram

Nuevo capítulo en la lucha estadounidense contra Boko Haram

Redacción observatorio27 octubre, 2015
Mujeres africanas por la paz

Mujeres africanas que construyen la paz

Redacción observatorio27 octubre, 2015
Ana Salado

Ana Salado: “Women are Africa’s greatest engine”

Redacción observatorio19 julio, 2015

Europea Media es la clínica de medios de la Universidad Europea. El Observatorio de relaciones internacionales forma parte de la clínica de medios.

Copyleft 2015 Observatorio internacional UEM, información política de calidad.