Al menos 180 muertos en un templo al sur de India

La celebración del jueves de Vishnu ha dejado al menos 108 muertos como consecuencia de la explosión que tuvo lugar el pasado domingo en la India, en un depósito de fuegos artificiales dentro del templo Puttingal, en el distrito de Kollam del estado de Kerala. A pesar de que se trataba de un festival que marca el año nuevo hindú, en Kerala rige una prohibición de utilización de material pirotécnico por distritos, pero las autoridades expiden permisos puntuales para su uso en celebraciones específicas. Según las investigaciones llevadas a cabo la tragedia de lo sucedido se ha visto acompañada por la supuesta falta de permisos del templo para manejar material inflamable y pirotécnico.

Otro de los factores que parecen haber influido en las decisiones del gobierno local para autorizar material pirotécnico ha sido por los altos niveles de contaminación, ya que según la OMS, la India se posiciona como el segundo país más contaminante por detrás de China.

Son ya cinco los sospechosos detenidos por la policía, todos ellos empleados de la empresa de pirotecnia contratada para la celebración del año nuevo Hindú y responsable del material que ocasionó la deflagración. En el momento en el que ocurrió se encontraban en las inmediaciones al templo entre 10.000 y 15.000 personas, por lo que este accidente será recordado como uno de los peores ocurridos en la historia durante la celebración de un acto religioso teniendo en cuanto la magnitud de la situación.

 

 

El primer ministro indio, Narendra Modi, informó a través de sus redes sociales que se dirigiía a la zona acompañado de un equipo médico especializado en quemados y de esta manera poder supervisar personalmente los trabajos sobre el terreno. Según han informado fuentes cercanas a la investigación, la policía está tomando las medidas necesarias para la acusación de la administración del templo y los contratistas que estaban a cargo del festival.

 

Una vez más, la población India se ve afectada por un nuevo accidente a causa de materiales pirotécnicos, los cuales suelen ser frecuentes en este tipo de celebraciones.

 

 

 

Natalia López Villalón

Elena Porrúa Miller

 

Sobre el Autor