ir a Europea Media

Alexei Navalny: La espina en la garganta de Putin

Alexei Navalny tomándose una foto en una protesta (AFP Photo/ Kirill Kudryavtsev)

El Wall Street Journal lo conoce como “el hombre a quien Vladimir Putin más teme”. Alexei Navalny es el feroz líder de la oposición rusa, determinado a poner fin al gobierno autoritario de su país, un organismo lleno de ladrones, corruptos y “chupa-sangres”, como él lo define, dispuesto a convertir el país en un estado feudal con Putin como líder semidiós e incuestionable.

Navalny entró en la consciencia colectiva a través de su blog en LiveJournal. Con los años ha acumulado una audiencia de más de 2 millones de seguidores en sus perfiles de YouTube y Twitter donde publica vídeos y documentos incriminatorios que sacan a la luz las vergüenzas del gobierno de Putin. Y es que el momento que ha generado Navalny no es poca cosa. En 2013 quedó segundo en las elecciones a la alcaldía de Moscú con el 27% de los votos, una cifra que alega debería ser mucho mayor pero que supuestamente fue manipulada por el gobierno ruso para evitar un alzamiento popular.

A pesar de haber estudiado derecho en una institución con un nombre tan “hippie” como la Universidad Rusa de la Amistad de los Pueblos, Navalny ha perseguido incansablemente su misión de revolucionar a su país desde las raíces para arriba. El gobierno ruso lo tiene fichado desde el inicio de su carrera política. En marzo de 2017 se le multaron ni más ni menos que 20.000 de sus rublos y fue encarcelado durante 15 días todo por organizar una simple demostración popular. De hecho, ha sido encarcelado en numerosas ocasiones bajo circunstancias que suscitan la duda de algunos analistas internacionales. En mayo de 2018 fue metido en la gayola durante 30 días por participar en una manifestación contra el gobierno en Moscú y se vetó su candidatura en las elecciones nacionales.

Alexei es un padre de familia. Tiene dos hijas pequeñas, Daria y Zakhar, que concibió con su mujer Yulia Navalnaya. Está dispuesto a asumir los riesgos necesarios para que sus pequeñas puedan crecer en una Rusia mejor. “Si alguno cree que con estos arrestos (…) nos dan miedo o nos frenan, está claro que no va a ser así.” Así hablaba Navalny tras nuevamente superar 20 días en la cárcel en setiembre del año pasado. Está claro que Putin ha desatado una jauría para acabar con el incordio que le supone Alexei Navalny pero este ni se ha rendido ni piensa hacerlo hasta que consiga su objetivo de crear una Rusia más libre y democrática.

 

– Josep Oliver Juan

Sobre el Autor