ir a Europea Media

El Papa Francisco y su visita oficial a México

 

El sumo pontífice de la iglesia católica inicio el pasado 12 de febrero una visita oficial a México, en la que una apretada agenda lo llevará por los Estados de México, Chiapas, Chihuahua y Michoacán, en la que será recibido por el presidente de la república Enrique Peña Nieto.

Jorge Mario Bergoglio, el Papa número 266, decidió visitar la tierra de los hijos del maíz para estrechar los lazos con las congregaciones religiosas, y acercarse más a los creyentes de uno de los países con mayor población cristiana del mundo, en torno a los 75 millones según datos del INEGI (Instituto Nacional de Estadística y Geografía).

La visita del primer Papa de origen Latinoamericano a México, ha estado también teñida por la polémica. Sobre todo en lo relacionado a los costes de la visita que no han sido desvelados en su totalidad, pero que han sido cubiertos entre empresarios mexicanos como el magnate Carlos Slim, la Iglesia Católica y el propio gobierno Mexicano. La seguridad en el entorno del Pontífice estará a cargo de la Gendarmería vaticana y el Estado Mayor Presidencial. Los dispositivos de seguridad y la habilitación de instalaciones y terrenos para la visita del jefe de Estado del vaticano ha encendido el debate en las redes sociales, sobre todo por aquellos que no procesan la fe católica o creen que ese dinero debería haber sido destinado a otra actividad con fines más sociales.

No obstante, hasta el momento, su visita ha estado llena de muchos momentos entrañables, y de amplios discursos que abogan por la paz, la fraternidad, el valor de la familia y el respeto. Por otro lado incitó a la población a contribuir a acabar con la violencia que se cierne sobre el país producto del narcotráfico y el crimen organizado, y también condenó la corrupción de los políticos o los casos de pederastia en la iglesia. Sus homilías alentaron sobre todo a la juventud mexicana a buscar el camino de Dios y no dejarse embaucar por la falsa riqueza que predican las mafias. Este tipo de discursos tuvieron sobre todo lugar en Morelia o Ciudad Juárez donde se registran unas de las tasas más altas de criminalidad.

El Papa porteño aprovechó para visitar Chiapas, uno de los estados con menor número de creyentes y con una amplia población indígena. Este estado es uno de los más desiguales y donde se congregan grupos revolucionarios vinculados a los zapatistas y que luchan encarecidamente por mejorar las condiciones de uno de los estratos sociales más olvidados por la sociedad mexicana, los indígenas. El Papa, haciendo juicio de conciencia, pidió perdón por el maltrato de la cultura, el expolio y la barbarie acontecida en nombre de la iglesia durante la época de la conquista y la colonización contra este colectivo.

El Papa ha intentado transmitir a la población mexicana un aliento de esperanza en los tiempos que corre el país, en palabras del sumo pontífice “quiero un México donde no haya que emigrar para soñar”.

En definitiva hasta la fecha todos los lugares en los que el Papa Francisco se ha dejado ver en sus famosos trayectos con el papamóvil, así como sus homilías, han resultado momentos muy emotivos y de reflexión para todos los asistentes que han tenido la oportunidad de ver en primera persona a su máximo líder espiritual.

Dexter Vidal Martínez

Sobre el Autor

Doble Grado en Relaciones Internacionales y Derecho. Director del departamento legal y internacionalización de Muser. Areas de Interés: America Latina, política Exterior de EE.UU, Terrorismo y crisis de los refugiados.