JET SU-25 RUSO ES DERRIBADO EN IDLIB

Avión Su-25 siendo bombardeado por las fuerzas de Al Qaeda.

Fuente: firstpost

 

Todo ocurrió tras el derribo de un Su-25 ruso, abatido por un lanzamisiles portátil en Idlib, provincia de Siria este 3 de febrero.

Después de que un misil MANPAD antiaéreo impactase contra el jet, el piloto Maj Filipov de 33 años perteneciente a las fuerzas rusas falleció tras la lucha contra miembros de Al Qaeda. Al principio consiguió mantener el avión en el aire, pero finalmente fue forzado a abandonarlo debido a que uno de los motores falló y los controles de vuelo dejaron de responder.

Seguidamente, militantes de Hayat Tahrir al-Sham (HTS), vinculados a Al Qaeda, abrieron fuego contra él después de que abriera su paracaídas, pero el piloto ruso logró alcanzar el suelo.

Según un vídeo que circulaba en las redes sociales el lunes, el comandante Filipov disparó contra dos combatientes antes de detonar una granada.

“Esto es por nuestros muchachos” fue su último grito de guerra en su batalla final contra los terroristas, dejando su vida tras lanzar un proyectil de alta precisión bajo el control del Frente al Nusra.

“Empezaron a disparar ya contra su paracaídas. Los radicales afirmaron querer capturarlo, pero el piloto, sabiendo muy bien lo que le esperaba en el cautiverio de los yihadistas, optó por luchar hasta la muerte”, escribe Alexandr Kots para el diario ruso Komsomolskaya Pravda.

El Ministerio de Defensa de Rusia informó más tarde de la muerte de alrededor de 30 terroristas. Maj Filipov, de la ciudad oriental de Vladivostok, ha sido nominado póstumamente para el honor más grande de Kremlin: el Héroe de Rusia, según un informe del diario ruso Kommersant.

Estas fueron las palabras que mencionó el Ministerio de Defensa de Rusia: “El comandante Roman Filipov libró una batalla desigual con su arma de servicio hasta el último minuto de su vida. Según información preliminar, el avión fue derribado por un misil del sistema de defensa aérea portátil. Cuando estuvo rodeado de terroristas y fuertemente herido, el oficial ruso se inmoló con una granada cuando los militantes se metieron a varias docenas de metros de él”.

“El piloto murió heroicamente”, agregó Dmitry Peskov, el vocero del Kremlin. “Estamos orgullosos de nuestros héroes”.

Rusia entró en la guerra siria en 2015, apoyando el régimen del presidente Bashar al-Assad con una serie de ataques aéreos. Ha sido el primer avión ruso derribado desde que Moscú comenzó a intervenir en la guerra.

Desde entonces, Rusia ordenó a los aviones de guerra que se encuentran en Siria a volar desde una mayor distancia; ha ordenado a sus aviones de guerra en Siria volar a 8000 metros para evitar ser derribados por misiles portátiles. Esta política ya estaba previamente en vigor, pero los SU-25 habían comenzado a volar a una menor altitud en los últimos días.

El Centro Ruso para la Reconciliación en Siria junto con los militares turcos responsables de la zona de distensión ‘Idlib’ toman medidas para recuperar el cuerpo del piloto ruso.

 

 

Amanda Giner Muñoz

Sobre el Autor