ir a Europea Media

LA AMENAZA DEL POPULISMO

Europa Brexit

Nasanin Gabriella Alavinsab-Jara.

 

El lunes 11 de marzo tuvo lugar la charla “El Populismo Cruza El Charco” programada por CC/Europa en El Kartel de Malasaña en Madrid. En la charla participaron la analista de Relaciones Internacionales y profesora de la Universidad europea de Madrid, Alana Moceri y el politólogo y profesor en la Universidad Carlos III de Madrid, Pablo Simón.

Que el populismo pueda impactar la política internacional ha sido claro por algún tiempo. Enfatizando la lucha entre las personas y las élites, el populismo tiene una larga historia en las sociedades de todo el mundo. Sin embargo, a medida que los políticos y líderes populistas han emergido cada vez más en las últimas dos décadas en un mundo globalizado, las implicaciones del populismo han recibido más atención.

Incluso entre los expertos, el populismo ha sido difícil de definir.  Esto es en parte porque se ha manifestado de diferentes maneras durante diferentes tiempos. Si bien en la actualidad sus casos más conocidos son los partidos de derecha, los líderes y los partidos, pero también puede ser de izquierda, aunque según la analista de relaciones internacionales la nueva derecha es la amenaza más que tenemos hoy en día. Igualmente, los partidos populistas pueden estar en cualquier parte del espectro político

A muchos líderes europeos les preocupa que la ola del populismo que llevo a la votación de Brexit en el Reino Unido podría empoderar a los partidos nacionalistas, antiinmigrantes y anti-EU en toda Europa. Moceri da a entender que tras la llegada del presidente estadounidense se dio un impulso al populismo internacional.  Aunque el populismo sigue siendo bastante pequeño para ganar elecciones en la mayor parte de Europa, está configurando la política nacional y europea de varias maneras, replanteando los debates sobre inmigración, la zona euro y la seguridad nacional, entre otros ejemplos.

Hoy en día, prácticamente todos los países europeos tienen un partido populista representado en los parlamentos nacionales o regionales. La mayoría son de derecha, como Vlaams Belang en Bélgica, el Frente Nacional en Francia, Amanecer Dorado en Grecia, Liga Norte en Italia, el Partido por la Libertad en los Países Bajos, Los Demócratas de Suecia y el Partido Popular de Suiza. Por lo tanto, sería un error pensar que el populismo ya no representa una seria de amenazas para Europa y la UE.

Las opiniones políticas que alguna vez se consideraron extremas o tabú ahora están firmemente presentes en el discurso político general. En respuesta, algunos políticos dominantes han cooptado partes del mensaje de los populistas o han sentido la presión de moverse hacia la derecha en algunos temas para mitigar el avance populista.

El politólogo en la charla que “El populismo es más una estrategia que una ideología”. Los líderes populistas influyen cada vez más en el discurso político e incluso llegan a las oficinas en las que pueden impactar las políticas de sus respectivas naciones.  El populismo impacta la toma de decisiones estratégicas las naciones más importantes del mundo.  Aún más importante, necesitamos entender cómo la política populista ha tenido y continuará impactando el discurso político y la toma de decisiones dentro de muchas de nuestras naciones.

Para contener el populismo, Europa debe identificar con precisión cómo y por qué surgió en primer lugar. Esto significa que no pueden simplemente ignorar a los populistas y a su partido. Los líderes europeos también deben desafiar el mensaje de los populistas, y en particular presionar a estas firmas para que ofrecen más detalles sobre sus propuestas de políticas. Los populistas son grandes en retórica divisiva, pero vagos cuando se trata de lo que realmente harían con respecto a la inmigración, la política económica o la seguridad nacional. Desafiarlos para que sean específicos resaltará las inconsistencias para los votantes y mostrará que muchas propuestas de políticas populistas probablemente resultarán ineficaces en la práctica. Luego, por supuesto, los líderes europeos también deben proporcionar soluciones reales a los problemas que están empujando a un gran número de sus ciudadanos a los partidos y candidatos populistas.

Simón manifestó que “Europa tiene un problema, está mucho más dividida. Sino sabemos cómo tratar estos problemas no podremos competir con los otros países”. Podemos reducir la influencia de los partidos y candidatos populistas, pero la amenaza política es real, y seguirá siéndolo en Europa durante los próximos años. Por lo tanto, no podemos ignorar más la amenaza del populismo en Europa.

 

 

Sobre el Autor