El Ministerio de Trabajo ruso asegura que pagará las pensiones

Ministro de Trabajo de Rusia, Maxim Topilin. Imagen de Zimblo / Getty Images Europe

Hace unos meses apareció en los medios un tema que ha captado la atención de la población rusa desde su aparición: El tema de las pensiones. Con los días contados, empezó a cobrar vida dentro del ámbito social a pesar de que el pueblo no les daba importancia, ya que estaban bien afianzadas dentro del país.

Pero llegó Alexei Kudrin, el ex ministro de finanzas que afirmaba que: “debido al déficit del Fondo de Pensiones no quedaba dinero para los jubilados en el país.”. Palabras duras para un país tan grande donde las pensiones juegan un papel fundamental dentro del territorio. Kudrin explicó a posteriori lo que dijo en rueda de prensa. Quería decir que el Fondo de Pensiones es escaso por falta de inyecciones dentro del presupuesto, o lo que es lo mismo, por culpa de su inflación. Debido a esto, no hay suficiente dinero para invertir en el desarrollo del país. La solución a este problema, según el ex ministro se encuentra en el aumento de la edad para la obtención de la pensión. En su opinión, las mujeres deberían jubilarse a los 63 y los hombres a los 65 años.

El Ministerio de Trabajo, ante estas declaraciones, afirmó que “No hay escasez de fondos en el Fondo de Pensiones de de la Federación de Rusia, todas las obligaciones con los ciudadanos se cumplen y se implementarán de manera correcta”, decían en el comunicado de prensa.

Por otro lado, según las últimas encuestas, las pensiones seguirán creciendo “tanto como resultado de la indexación anual (para jubilados) como por el ajuste de agosto (para los pensionistas de trabajo)”, agregó el ministerio. Recordó además que este 2018 las pensiones en general están indexados en el 5,8%. y ya a mediados de 2018, el presupuesto del Fondo de Pensiones prevé una indexación del 3.7%, y esto excederá significativamente el nivel de inflación, que se proyecta será de 2.5-2.8%.

El 26 de abril, apareció en los medios la noticia de que el déficit del Fondo de Pensiones de la Federación  de Rusia creció 2,5 veces, de 100 a 250 mil millones de rublos. Tales cifras están contenidas en el presupuesto actualizado del FPR para 2018. Sin embargo, muchos se pusieron en lo peor: la posibilidad de futuros problemas con el pago de pensiones.

Pero hay que tener en cuenta una cosa importante: El FPFR tiene gastos e ingresos. El Fondo paga pensiones laborales y sociales. Así, como resultado, genera más adelante diversos beneficios. El crecimiento del déficit, como se especifica en el FPFR, se asocia con una redistribución de la responsabilidad entre el centro y las regiones, por tanto, esto no afectará ni a los pensionistas ni a aquellos que reciben beneficios sociales.

El presupuesto del FPFR, sujeto a los cambios propuestos anteriormente, se equilibra con los ingresos y los gastos como comentábamos líneas atrás. Además, la cantidad de transferencia del presupuesto federal incluso está disminuyendo de manera considerable. “Las obligaciones sujetas al pago de pensiones y otras obligaciones por parte de los ciudadanos se cumplen y se implementarán de manera exitosa”, explicó el Ministerio de Trabajo.

Según los expertos, en el futuro cercano crecerá el déficit del FPFR. Esto se debe a un aumento en el número de pensionistas y a una disminución en la proporción sana de la población. La única salida es elevar la edad de jubilación tal y como comentaba el ministro unas líneas antes. Muchas caras políticas han estado de acuerdo en este punto. Este tema ha sido discutido en el gobierno y la comunidad de expertos en el sector durante varios años, pero la decisión aún no se ha tomado.

Es importante recordar, que, desde el 1 de enero de 2017, las pensiones que de forma directa tocan a los pensionistas que no trabajan, se incrementaron en un 3,7% (un porcentaje mayor que el del año pasado, que fue del 2,5%). El problema arraiga en una acción que realizó parte del pueblo ruso tiempo atrás, cuando transfirió su dinero de un fondo a otro en un momento erróneo de la historia rusa.

En 2015, se modificaron las leyes relacionadas con las pensiones. Si antes la acción de cambiar el encargado de los ahorros o cuentas se podía realizar una vez al año, ahora el plazo ha aumentado (a cinco años). Si transfieres fondos con mayor frecuencia, el cliente pierde el interés acumulado. Al igual que si cierra sus cuentas con el banco antes de lo previsto. Al parecer, no se tenía conocimiento sobre esto y, por ello, 7 millones de rusos en los últimos dos años han transferido dinero voluntariamente a otros fondos. Perdiendo así, todo lo acumulado. Las cifras de pérdidas son sumamente altas, alcanzando más de 50 mil millones de rublos.

Por tanto, es de esperar que en los próximos meses el gobierno ruso acabe por tomar la decisión de subir la edad de jubilación en Rusia, para así equilibrar el número de personas en edad y capacidad de trabajar.

De lo contrario y, visto los niveles que el déficit de las pensiones está alcanzando, se antoja complicado que la población rusa cobre sus pensiones cuando es debido, sino ahora, al menos en un futuro.

No obstante, tal y como parecen explicar en el Ministerio de Trabajo con las fluctuaciones entre ingresos y gastos del FPFR este año las pensiones se pagarán, no aumentará el déficit y el problema será a más largo plazo. Llegado a ese punto habrá que decidir si finalmente se subir la edad en la que la población rusa trabaja a esos 63 años en la mujer y a los 65 para los hombres y, lo que es más importante, ver si esta será una medida bien acogida por la población rusa, que se vería obligada a trabajar entre 5 o 8 años más, pues la edad a día de hoy está situada en los 55 y 60 años respectivamente. No tendremos que esperar mucho más para saber si ocurrirá o no, pues esta medida estaría prevista para el próximo año 2019.

 

Dimitri Psarev y David Jiménez

Sobre el Autor