ir a Europea Media

Momento clave del Brexit, elecciones en Reino Unido

 

El 5 de noviembre, el Parlamento británico aceptó el avance electoral propuesto por el primer ministro Boris Johnson para celebrar elecciones el 12 de diciembre. Con una mayoría muy significativa de 438 votos a favor y 20 votos en contra, los diputados dieron su consentimiento al proyecto de ley de Johnson en una sesión expresa que trató el legislación en solo siete horas.

 

Una vez finalizadas las votaciones de los diputados, el proyecto ha de pasar la Cámara de los Lores, que se espera que dé luz verde a la llamada durante toda la semana.

 

La principal causa que ha permitido esto ha sido el  cambio de opinión del Partido Laborista, que decidió apoyar las elecciones una vez que se verificó la extensión del Brexit, ha sido decisivo para aceptar una opción rechazada poco tiempo atrás a pesar de que ha intentado, sin éxito, enmendar la ley cambiando la fecha de la llamada al 9 de diciembre y ampliando el voto a niños menores de 16 y 17 años y a ciudadanos comunitarios.

 

Como consecuencia los británicos irán a las urnas en diciembre por primera vez en casi 100 años, las elecciones generalmente se llevan a cabo el primer jueves de mayo, en busca de un nuevo sistema legislativo que desbloquee una división que se produce tres años y medio después del referéndum.

 

Aunque ninguno de los partidos del Reino Unido está convencido de su suerte cuando tenga que enfrentarse a las urnas, tienen la convicción general de que no hay otra salida para escapar de la parálisis del Brexit ha pesado más que cualquier duda. No se había escogido una fecha tan poco propicia en teoría para sacar a la calle a los votantes desde 1923.

 

“Ya solo hay un modo de culminar el Brexit, frente a este Parlamento incansablemente obstruccionista”, dijo el primer ministro, Boris Johnson, al comenzar el debate en la Cámara. “Frente a este interminable y obstinado empeño en negarse a obedecer el mandato popular [el resultado del referéndum de salida de 2016] solo podemos renovar este Parlamento y devolver la voz a la ciudadanía”.

 

Según una encuesta realizada este martes por el sitio web YouGov, el 70 por ciento de los británicos sufre de la llamada “fatiga del Brexit”, dividida entre los defensores de la separación y aquellos que abrazarían una ruptura repentina para recuperar la soberanía británica, sin embargo, el 45 por ciento hubiera preferido que el gobierno se concentrará en ratificar su acuerdo en lugar de convocar elecciones, en comparación con el 22 por ciento que prefiere volver a votar, según el mismo sitio web.

 

Conscientes de la intimidación sistemática y el enjuiciamiento de los partidos mayoritarios por su gestión del divorcio en las elecciones locales, las fuerzas políticas ya han desplegado su maquinaria electoral en elecciones muy impredecibles.

 

Los conservadores y los laboristas experimentan un serio varapalo en las elecciones locales en el Reino Con el compromiso electoral roto de no sacar al Reino Unido de la UE “a la vida o la muerte” el 31 de octubre, Johnson debe enfrentar la amenaza que enfrenta el Grupo Brexit de Eurofobo Nigel Farage , que inevitablemente irrumpirá en los Comunes gracias al apoyo de los defensores de un Brexit sin acuerdo.

 

Los sondeos dan a los conservadores entre un 35% y un 40% de los votos, y al partido euroescéptico en torno al 11%.

 

Pero la división será más acuciada entre los partidos europeístas. Los liberaldemócratas, partidarios de cancelar el divorcio, pretenden disputar el voto al Partido Laborista, que perdería fuelle por su ambigüedad en torno al divorcio. La política oficial de Corbyn consiste en renegociar un Brexit más suave con la UE y someterlo después a un segundo referéndum, si bien todavía no ha aclarado qué opción apoyaría.

 

José Garzón Andrieu

Miguel Esteban Rey

Sobre el Autor