Oprah Winfrey, considerada una de las mujeres más influyentes

Oprah Winfrey. Foto "El Pais"

Oprah Gail Winfrey nació el 29 de enero de 1954 en Kosciusko, un pueblo del estado de Misisipi (EE UU) es una empresaria y presentadora de televisión norteamericana que mantuvo durante veinticinco años unas increíbles cotas de audiencia con su programa de entrevistas The Oprah Winfrey Show (1986-2011).

Finalizada esta etapa, fundó su propia cadena de televisión, la Oprah Winfrey Network (OWN), en la que ha seguido desarrollando su labor y gozando de altísimos niveles de popularidad.

Desde los años 90, publicaciones como Forbes, Life o Time la han vendido considerando como una de las personalidades más poderosas e influyentes del mundo.

Oprah Winfrey es un verdadero mito para muchos estadounidenses. Esta mujer cuya vida de niña no fue nada fácil, supo superar una infancia traumática y convertirse con el tiempo en una brillante comunicadora.

Su madre, Vernita Lee, la tuvo con 18 años, fruto de una aventura de una noche, y tuvo otros tres hijos más de diferentes hombres. Los hermanos no tuvieron relación entre ellos; los dos mayores ya han fallecido y Oprah no conoció hasta 2010 a la más pequeña, Patricia, que había sido dada en adopción.

Su abuela la cuidó hasta que cumplió los seis años. Pasó entonces a vivir con su madre y se vio abocada a un entorno infernal: sufrió abusos y maltratos físicos y psíquicos que convirtieron su día a día en un calvario.

Con nueve años fue violada por uno de sus primos y, en el siguiente lustro, sufrió abusos sexuales por parte de varios “amigos” de la familia. Con catorce se quedó embarazada y dio a luz a un niño, que murió al poco tiempo. La insoportable situación determinó que a los trece años decidiera escaparse; pensó que cuando la detuvieran la llevarían a casa de su padre en Nashville, como efectivamente ocurrió.

Con tres años ya sabía leer y era conocida como “La predicadora”, por la manera en la que leía los pasajes de la Biblia en su iglesia.

A los diecinueve años empezó en el mundo de la comunicación trabajando como reportera en una estación de radio de Nashville. A los veintidós, Oprah Winfrey se trasladó a Baltimore, donde tenía una oferta para presentar un programa de televisión, People are talking. Su primera aventura en la pequeña pantalla se prolongó durante ocho años, en buena parte gracias a su singular fotogénica y naturalidad ante la cámara.

Su carrera profesional dio otro importante salto en 1984, cuando la WSL-TV de Chicago la contrató para presentar un espacio matinal, el A.M. Chicago; en pocos meses Oprah Winfrey consiguió que un programa que era el último en el ranking de audiencias alcanzase la primera posición. Aprovechó la ocasión para lanzar a nivel nacional su propio programa, The Oprah Winfrey Show. Estrenado en septiembre de 1985, fue emitido en ciento veinte canales y llegó de inmediato a diez millones de telespectadores.

En 1991 llevó a cabo una campaña a favor de la creación de una base de datos de pederastas a nivel nacional. Este proyecto se transformó en la ley conocida como Oprah-Bill, hecha realidad en 1993.
A partir de entonces el éxito se convertiría en el compañero eterno de Oprah Winfrey. Casi treinta millones de espectadores seguían sus emisiones sólo en los Estados Unidos. Los premios, entre ellos diversos Emmy al mejor programa de entrevistas, respaldarían su trayectoria.
Algunos de los ingredientes de su fórmula ganadora fueron su extraordinaria empatía, el tono íntimo y confesional de sus entrevistas y su interés por cuestiones culturales o de fondo humano como la lectura, la superación personal, el altruismo o la espiritualidad.

Pero Oprah Winfrey no es sólo una célebre presentadora de televisión; fundó su propia productora, Harpo Productions, contribuyó asimismo a la difusión de la lectura con la sección Oprah’s Book Club, incluida en su programa; ha escrito libros y ejercido la crítica literaria, dirige su propia web y es la editora de The Oprah Magazine, una revista que desde 2004 siguió la línea de su programa televisivo.

Oprah Winfrey es una mujer preocupada por los problemas sociales. Su niñez la sensibilizó especialmente, y no ha dudado en involucrarse en diferentes acciones, tanto benéficas como de concienciación social.

Oprah impulsa además una fundación que lleva su nombre y cuyo fin es apoyar a las mujeres y niños del mundo; entre otras acciones, destina cada año millones de dólares para ayudar a estudiar a muchos jóvenes sin recursos.

Tal y como dijo Meher Tatna, presidenta de la HFPA (Asociación de la Prensa Extranjera de Hollywood), en la actualidad Oprah Winfrey “ha creado una conexión sin igual con los espectadores de todo el mundo y se ha convertido en una de las figuras más respetadas y admiradas del mundo”.

 

Cristina Sanchidrián Perretta

Sobre el Autor