ir a Europea Media

Partido del primer ministro húngaro busca mantener su puesto en el PPE después de una serie de escándalos

foto

Paula Meder

Las elecciones para el parlamento europeo se acercan. Y el tema del que más se habla es el Brexit, ya que esto claramente afectaría al continente y al Reino Unido. Pero varios países que pertenecen a la Unión Europea desean aprovechar estas elecciones para airear sus quejas hacia un sistema, que según ellos hace poco para favorecer a su nación.

Una de estas naciones es Hungría, cuyo primer ministro Viktor Orbán pertenece al partido euroescéptico conservador, Fidesz. El segundo partido con mayor aprobación en dicho país es Jobbik, siendo este aún más radical y extremo en su ideología.

El primer ministro se ve sumergido en escándalo debido a una campaña anti inmigración y anti EU. Según Orbán, la campaña llamada Acción Para la Protección de la Familia, incentiva a nativos húngaros a tener más hijos con ayuda económica como baja de impuestos y prestamos accesibles.  “Esto –no la inmigración- es la solución para Hungría”, dijo el primer ministro.

El partido del primer ministro húngaro se ve en problemas con la Unión Europea por dicha campaña, siendo está considerada racista. Pósters que acusan a Jean Claude Junker, presidente de la Comisión Europea y el multimillonario judío George Soros, nativo húngaro, de promover la inmigración ilegal. Varios oficiales de la Unión Europea piden que el partido de Viktor Orbán, Fidesz, sea expulsado del partido conservador Partido Popular Europeo (PPE). El líder de la EPP Mansfred Weber fue hasta Hungría con el propósito de solucionar este embrollo, pero dicha propaganda se sigue imprimiendo y propagando. Además, Orbán se rehusó a disculparse, llamando a los que pedían la expulsión de su partido “idiotas útiles”.

En un último intento de salvar la relación de su partido con el partido conservador europeo, el primer ministro húngaro escribió una carta a la Unión Europea pidiendo perdón. “Por el presente, me gustaría ofrecer mis disculpas a los que se sintieron personalmente ofendidos por mis palabras.” EL 20 de marzo, el PPE realizará una votación Bruselas para saber si las acciones tomadas por Viktor Orbán serán suficientes para mantener a su partido, Fidesz, en las elecciones europeas.

Sobre el Autor