Unión Europea y Mercosur: más cerca que nunca de ser una realidad

Banderas Mercosur y UE. Imagen:  El Cronista

Las negociaciones para conseguir un acuerdo de libre comercio entre el Mercosur y la Unión Europea comenzaron hace alrededor de 20 años. Desde ese primer momento, las negociaciones fueron guiadas por el Acuerdo Marco de Cooperación MERCOSUR-UE, firmado en diciembre de 1995. Durante este periodo, han pasado por distintas etapas, principalmente vinculadas a los modelos de desarrollo implementados en los países del Mercosur. En los últimos años, con la victoria de Macri en Argentina y el golpe parlamentario que llevó a Temer al poder, cuando los discursos de uno y otro bloque han coincidido en potenciar el libre comercio. Como consecuencia de esto, los defensores de la globalización neoliberal han encontrado el momento idóneo para impulsar el acuerdo de libre comercio. En Europa, al contrario, países como Irlanda, Francia o Polonia, han intentado evitar por todos los medios la llegada de ciertos productos desde los países de América Latina.

Los países del Mercosur exportan, mayoritariamente, productos primarios como carne, etanol y productos agrícolas entre otros, siendo los dos primeros los que han ralentizado las últimas negociaciones. Mientras, la Unión Europea envía a los países del Mercosur bienes de equipo y productos manufacturados.

Según los datos publicados por la Comisión Europea correspondientes al comercio entre el Mercosur y la Unión Europea en el año 2016, as tres principales categorías de productos que el Mercosur exporta a la UE según la clasificación SITC (Standard International Trade Classification)son:

Productos alimenticios y animales vivos, por un valor de 15.930 millones de euros, siendo un 37,9 % sobre el total de exportaciones a la UE.

Materiales crudos no comestibles, excepto combustibles, por un valor de 11.016 millones de euros, representando un 27,1 % del total.

Artículos manufacturados, clasificados principalmente según el material, por un valor de 3.823 millones de euros, y que es el 9,4 % de las exportaciones totales realizadas a la Unión Europea.

En la otra parte, vemos como la demanda del Mercosur es principalmente en categorías de bienes con un elevado grado de industrialización. Según la clasificación SITC, las tres principales categorías de bienes importados por el Mercosur desde la Unión Europea son los siguientes:

Maquinaria y equipo de transporte, por un valor de 18.543 millones de euros, que representan el 44,6 % del total de las importaciones del Mercosur provenientes de la UE.

Productos químicos y productos conexos con un valor de 10.854 millones de euros, lo que representa el 26,1 % de las importaciones.

Artículos manufacturados, clasificados principalmente según el material, por valor de 3.766 millones de euros, cifra que supone el 9,1 % de las importaciones.

Mercosur en la actualidad

En la actualidad, el conjunto de países que forman Mercosur (Brasil, Argentina, Paraguay y Bolivia), suponen más del 80% del producto interior bruto del continente sudamericano. Aunque encontramos retrocesos dentro de los objetivos este bloque comercial, cómo la suspensión de Venezuela, esta sin embargo tampoco parece una carga pesada para el futuro de Mercosur, ya que además del acuerdo entre los países pertenecientes, encontramos importantes tratados de libre-comercio con otras potencias sudamericanas como Chile; países como Canadá o Israel y otros bloques comerciales cómo la Liga Árabe y seguramente muy pronto la ya mencionada Unión Europea.

Por otra parte, la adhesión del resto de países sudamericanos resulta ser un fracaso, por lo que países como Chile, Perú o Colombia, que tienen buenos acuerdos comerciales con el bloque, no se decantan de momento por entrar en Mercosur. Chile, que históricamente ha sido la gran señalada para entrar en el bloque siempre ha rechazado la posibilidad debido a las bajas tarifas aduaneras de las que dispone Mercosur, las cuales se oponen a los tratados que el país andino tiene actualmente con casi una treintena de países.

Aunque a priori Mercosur ha conseguido abrir las puertas comerciales del continente sudamericano al resto del mundo, este sigue siendo mirado con escepticismo por parte de algunos partidos políticos dentro de los países del bloque, pues piensan que algunos países se están beneficiando más que otros de estas ventajas.

Futuro tratado de libre comercio entre Mercosur y la Unión Europea

En ambas partes siempre ha habido intención de llegar a un acuerdo, pues muchos países de la Unión Europea cómo España o Francia, siempre han tenido buenas relaciones comerciales con países del bloque de Mercosur y de llegar a este acuerdo las tasas aduaneras se podrían ver reducidas, lo que facilitaría más aún la inter comercialización. Para el resto de países de la Unión Europea, supondría una gran oportunidad de mercado, pues a priori,  presenta un sector de hasta 260 millones de consumidores.

Para los países pertenecientes a Mercosur, este tratado también puede ser muy beneficioso, ya que si encontramos que en muchos sectores más del 30% de sus exportaciones se realizan a países de la Unión Europea, este acuerdo por tanto también beneficiaría a Mercosur a pesar de las numerosas protestas, por el peligro que puede suponer para las economías locales de los países sudamericanos, ya que esto facilitaría la llegada de las multinacionales europeas y con ello acabar con el potencial de las empresas locales pertenecientes a los países de Mercosur. De hecho Bruselas, durante las últimas negociaciones aseguró a Mercosur el aumento de la exportación cárnica, si  a cambio, las empresas europeas tuvieran la posibilidad de acceder a la gestión de servicios y contratos públicos, dentro del territorio del bloque, y esto es algo que no convence a ninguno de los países sudamericanos.

También por la parte europea, las discrepancias son muchas, ya que países como Irlanda o Francia, se oponen a este acuerdo, ya que podrían verse afectados, por los precios competitivos en productos cómo la ternera de países como Brasil o Argentina. De hecho, el presidente de la República Francesa, Emanuelle Macron, mostraba su desacuerdo con este tratado en las últimas reuniones con el gobierno de la Unión Europea.

A día de hoy, la Unión Europea necesita nuevos socios comerciales, tras el abandono del acuerdo con Estados Unidos, tras la llegada de Trump, por tanto, Mercosur podría convertirse en un buen aliado comercial en un futuro bastante próximo.

Koldo Mansilla y Antonio Ramírez

Sobre el Autor