ir a Europea Media

Cómo afrontar el fenómeno de la radicalización terrorista

4º Foro del Terrorismo Global en El Real Instituto El Cano

 

“Lo mejor que se puede hacer para combatir el extremismo es evitarlo”, con estas palabras comenzaba el alcalde de Malinas (Bélgica) su ponencia en el 4º Foro del Real Instituto Elcano sobre Terrorismo Global,  que en esta ocasión, ha tratado la “prevención de la radicalización violenta, desradicalización y rehabilitación de terroristas”, un tema que nos ha abierto los ojos ante la posibilidad de disminuir el  terrorismo mediante medios pacíficos y no meramente militares.

Somos conscientes del problema que padece en este momento la esfera internacional en cuanto a la radicalización de terroristas, un fenómeno que se está extendiendo a todos los rincones del Planeta.

Lo cierto es que se están llevando diferentes programas, sobre todo por parte de gobiernos, dirigidos a la disminución del número de radicales yihadistas. Pero cada uno de estos programas ha de ser especializado en el problema y en la región que se aplica según sus características.

En primer lugar, es necesario destacar la importancia que tiene en este asunto la prevención. En aquellas zonas donde haya más casos de radicalización, se ha de implementar un proyecto con el objetivo de evitar que dicha parte de la sociedad pase por este proceso. Además, es menos costoso evitar la radicalización que desradicalizar.

Para efectuar estos programas, será necesario luchar por la no discriminación de los musulmanes en cada región. Se trata de una medida crucial, ya que tanto la no discriminación como la integración de los mismos, favorecerá a su colaboración con las autoridades en estos programas, denunciando casos sobre los que tengan conocimiento o haya indicios de radicalización.

Por otro lado, la concienciación de la sociedad es un punto clave para la prevención. En dichas áreas susceptibles de radicalización, la sociedad ha de estar sensibilizada para evitarla. Los reclutadores se valen del aislamiento para llevar a cabo el proceso de radicalización, que consiste en ir alejando a estas personas de sus amigos y familiares que les rodean, y es ahí donde la sociedad tiene que intervenir, además de buscar ayuda profesional.

Asimismo, los procesos de radicalización pueden variar según la región o lugar específico donde se lleven a cabo. Por ejemplo, las prisiones suelen acabar siendo centros de adoctrinamiento. Orit Adato (Comisaria en los Servicios de Prisión de Israel), nos cuenta que los presos ejercen influencia y se aprovechan de aquellos que entran por primera vez, normalmente más vulnerables, para reclutarlos. Este proceso lo llevan a cabo mediante amenazas y extorsiones o mediante pruebas; primero les mandan hacer alguna acción como atacar a otro preso, se les premia por la acción realizada y finalmente el fanatismo los acaba convirtiendo en terroristas.

Otro lugar que esta siendo utilizado como centro de adoctrinamiento son las mezquitas. En algunos países como Marruecos, se están implementando medidas para acabar con este asunto, como la formación con un incremento del 300% del salario a imanes o la integración de la mujer.

La desradicalización es una fase muy complicada. Bart Somers asegura que “cuando alguien está radicalizado con una ideología totalitaria y convencido del uso de la violencia, es muy difícil desradicalizar a esta persona”. Mantener relaciones con antiguos terroristas (ya rehabilitados) y conseguir su colaboración, es fundamental. Ellos pueden ayudar a los que estén en este proceso de desradicalización de manera mucho más eficiente al haber estado en la misma situación, indica Seamus Hughes (Director del Programa de Extremismo en Estados Unidos).

Finalmente, es esencial crear y aplicar programas de rehabilitación. Si un terrorista no se rehabilita ni se le reinserta en la sociedad, una vez liberado sigue siendo terrorista, será como un virus que se extiende, y además se le considerará un icono, alguien a quién idolatrar o un modelo a seguir. Así pues, nos quedamos con una frase de Rohan Guaratna (Presidente del Centro Internacional para Violencia Política e Investigación Terrorista en Singapur): “Ningún país puede luchar contra el terrorismo si no tiene programas de rehabilitación, matando terroristas no se pone fin al terrorismo, hay que elaborar herramientas que pongan fin al problema”.

 El 4º Foro del Real Instituto Elcano sobre Terrorismo Global de “prevención de la radicalización violenta, desradicalización y rehabilitación de terroristas” tuvo lugar el pasado 15 de noviembre, en el Instituto Internacional de Madrid. Evento al que asistieron numerosos expertos en la materia, permitiendo un exhaustivo análisis sobre la situación actual en materia de radicalización terrorista.

 

Ester Castro

Sobre el Autor

Redactora jefe de Europea Media y Europea News.