ir a Europea Media

LAS CONSECUENCIAS DE UNA INTERVENCIÓN ESTADOUNIDENSE EN VENEZUELA

Guerra Venezuela

Por Reuben Kessler | 29 de Octubre del 2018

En agosto del 2017, la declaración inesperada del presidente Donald Trump desde su campo de golf en Nuevo Jersey que “no iba a descartar una opción militar” en Venezuela obtuvo una rápida reprimenda entre y fuera de los Estados Unidos. Hasta los consejeros más cercanos a Trump le desalentó considerar una acción militar en el país. Pero, a pesar de esto, recientemente el sentimiento parece haber cambiado. En agosto del 2018, Marco Rubio, un consejero cercano a Trump sobre Latino América sugirió la posibilidad de una intervención:“yo creo que las fuerzas armadas de los Estados Unidos sólo se utilizan en el caso de una amenaza a la seguridad nacional” añadiendo que “hubo un argumento muy fuerte que Venezuela y el régimen Maduro han convertido en una amenaza para la región y para los Estados Unidos.” ¿Pero que significaría una acción militar de Estados Unidos en Venezuela? No se debe ignorar las consecuencias graves que una acción militar estadounidense podría tener en un país que ya está devastada con hambre y al borde de una guerra civil, con consecuencias a lo largo de la región.

Primero, para empezar, uno debe considerar la escala de poder militar y populista que posee Venezuela. El país está en posesión de tanques y aviones rusos, con 115,000 tropas fieles al presidente dictador Nicolás Maduro, haciendo de Venezuela una de las fuerzas más potentes en Sudamérica. Venezuela es un país de 30,000,000 de habitantes, 20% fieles al dictador, doble del tamaño geografico de Iraq pero con una poblacion similar.  Está estimado que una invasión requeriría unos 100,000 soldados estadounidenses. No se puede comparar la situación en Venezuela, a las invasiones en Panamá y Granada en los años 1980’s, viendo que los países eran una fracción del tamaño y población de Venezuela hoy. Estados Unidos debe aprender del pasado horrífico que tiene en América Latina y el Medio Oriente en ocupar países para supuestamente promocionar la democracia.

Además, los países vecinos de Venezuela más potentes incluyendo Brasil y Colombia han dicho que no apoyarían a una intervención estadounidense en Venezuela. Sin el apoyo de aliados en la región, una intervención estadounidense sería aún más peligrosa para todos los involucrados.  Narcotraficantes han convertido la tierra venezolana en un punto de transito principal para el transporte de drogas a Europa y a los Estados Unidos y aproximadamente 100,000 venezolanos están armados en colectivos que pueden actuar como una fuerza no gubernamental. Una gran mayoría de ciudadanos venezolanos están en contra de acción militar estadounidense. Una invasión cumpliría las afirmaciones de Maduro sobre “la visión supremacista y criminal de la casa blanca” aún peorando relaciones pésimos. Sin el apoyo de naciones vecinos, ni ciudadanos venezolanos, una invasión sería demasiado inoportuno y peligroso, dañando las relaciones de Estados Unidos con la región entera.

Cuando se considera como mejorar las condiciones de democracia y derechos humanos, no solo puedes considerar las condiciones modernas, siempre hay que referirse a la historia. Una intervención continuaría  la legacía de “gunboat diplomacy”, probablemente creando un régimen tan malo o peor que la de Maduro. En el ejemplo más claro, cuando el CIA (agencia de inteligencia central) de Los Estados Unidos derrumbó al régimen guatemalteco de presidente Jacobo Árbenz en 1954 en miedo del aumento del socialismo en Las Américas, condujo al ascenso al poder de un régimen militar que resultó en guerra civil y genocidio. Una intervención militar probablemente tendría un efecto de movilizar ejércitos ilegales, lo cual tendría un efecto devastador de los derechos humanos de ciudadanos venezolanos y daría razón a ejércitos ilegales. En vez de imponer una intervención militar, Estados Unidos debería ofrecer mucha más ayuda humanitaria y aceptar más solicitantes de asilo, siendo que solo haya aceptado unos 50% de solicitantes. Estados Unidos necesita convencer a las naciones vecinas a tomar acción en Venezuela con apoyo financiero y diplomático para intentar mejorar las condiciones de la población venezolana, en vez de reprimirlos más.

 

Sobre el Autor