Bernie Sanders, un hombre frente al “establishment”

Bernie-Sanders-Santa-Monica-California_EDIIMA20170311_0274_5

En Estados Unidos hay política más allá de Wall Street. Bernie Sanders nació en el barrio de Brooklyn, New York, el 8 de septiembre de 1941. Desde muy joven dejó entrever su compromiso social e ideología de izquierdas. Durante sus años de estudiante en Chicago fue miembro de la Liga Socialista de Juventud, activista por los derechos civiles y organizador de protestas anti racistas. En 1963, cuando Martin Luther King pronunció en Washington su histórico discurso del “I have a dream”, Bernie Sanders era uno de los oyentes principales. Ese mismo verano, fue detenido tras resistirse a ser arrestado en una manifestación contra la segregación racial en la educación pública.

Cuando la Guerra de Vietnam explotó en Estados Unidos, Bernie Sanders comenzó a frecuentar marchas anti belicistas y, cuando fue llamado a filas, solicitó ser objetor de conciencia. El ejercito rechazó su postura pero, para su fortuna, ya superaba la edad máxima para ser reclutado. En 1964 se casaría con su primera esposa para divorciarse dos años después. Ya licenciado en Ciencias Políticas, la vida de Bernie Sanders dio varios vuelcos con trabajos precarios en diferentes locales de New York o Vermont, llegando a terminar viviendo en una comuna de agricultores en Israel.

A comienzos de la década de los 70, se iniciaría en la política como miembro del Partido Unión de la Libertad, así como presentándose a liderar el partido y, posteriormente, a ser parte del Senado de Estados Unidos. En 1979 dimitió de la organización y en 1981, por sugerencia de un amigo, se presentó a la alcaldía de Burlington, un pueblo de Vermont, ganando y siendo reelegido hasta en tres ocasiones. Durante esta etapa, Bernie Sanders fue muy crítico con la intervención norteamericana en Sudamerica. Además, mostró su apoyo en diferentes ocasiones al crítico de los medios de comunicación Noam Chomsky. Su mandato al frente del ayuntamiento fue muy elogiado a nivel nacional, llegando a ser considerado como uno de los mejores alcaldes del país.

A principios de los 90, comenzaría su carrera en la Cámara de Representantes de EE.UU. siendo el primer independiente en entrar en este organismo desde hacía más de 40 años. Este tiempo sirvió para mostrar su cara más crítica ante los grandes partidos, a los que acusó de trabajar para los ricos. Además, apoyaría a los fabricantes de armas alegando que estos no tenían ninguna responsabilidad en los crímenes cometidos al ser simples trabajadores.

Por supuesto, entrado en el nuevo siglo, se opuso ferozmente a la intervención del país en Irak, aunque luego defendería a los militares y sus acciones frente al terrorismo. Bernie Sanders fue uno de los más críticos con la política económica de recortes del presidente Bush, así como con los diferentes presidentes de la Reserva Federal, a quienes ha acusado en diversas ocasiones de trabajar para los más ricos y poderosos de Estados Unidos.

“No creo que los hombres y mujeres que defendieron la democracia americana lo hicieran para terminar en un sistema donde los multimillonarios fueran dueños del proceso político”. En 2016, Bernie Sanders se presentó a las elecciones a la presidencia del país pero no pasó el corte final. En la actualidad ejerce de senador junior por el estado de Vermont.

En cuanto a política económica, Bernie Sanders defiende la distribución de la riqueza para luchar contra las desigualdades, incrementar el salario mínimo o proporcionar a todos los estadounidenses una asistencia sanitaria universal. En materia de educación propone que las matriculas a las universidades publicas sean financiadas a través de un impuesto a la especulación de Wall Street. Además, es un conocido activista por el medio ambiente y un luchador por los derechos de las mujeres.

Texto: Miguel Val Lacasta

Foto: John Locher / AP

Sobre el Autor