Daños culturales tras los cinco años de la Guerra de Siria

0C926D7F00000514-3085089-image-a-24_1431861919723

 

La Unesco concluye que Palmira mantiene gran parte de su integridad y autenticidad a pesar de la destrucción de edificios emblemáticos que tuvo durante la ocupación del Estado Islámico. Este anunció medidas urgentes de protección para la antigua ciudad de Palmira, incluida en su lista de patrimonio mundial, la cual tuvo grandes daños sobre todo en el museo de la ciudad.

Parte de las reliquias que se encontraban en el museo como; sarcófagos y estatuas han sido destrozadas, sus cabezas están cortadas y los fragmentos de muchas de ellas esparcidos por el suelo, ya que fueron imposible de trasladar a un lugar seguro por su tamaño antes de que llegarán los extremistas.

Palmira es esencial para Siria, es uno de los mayores centros culturales del mundo antiguo y principal punto turístico del país de la región. Por eso la UNESCO está decidida a proteger esta área. En los próximos días esta enviará una misión internacional para examinar con más detalle el estado de conservación de todo el material cultural de la ciudad de Palmira.

La guerra en Siria ya ha matado a unas 470.000 personas. Una cifra espeluznante a la que el Centro Sirio de Investigación Política, respaldado por la ONU, añade que el número de heridos se eleva a 1,9 millones. Según estos datos, el 11,5% de la población siria ha muerto o ha resultado herida como consecuencia del conflicto que estalló en marzo de 2011 en respuesta a la represión del régimen de Bashar Al Asad de las manifestaciones de la Primavera Árabe en Siria.

0011595217

Los esfuerzos diplomáticos internacionales para restaurar el alto el fuego en Siria se estrellaron este martes con los combates en Alepo, donde los adversarios no respetan ya objetivos prohibidos como los centros sanitarios. Cohetes lanzados desde la zona rebelde de la ciudad impactaron contra el hospital Al Dabit, situado en la parte que se haya bajo control del régimen de Bashar Al Asad, según el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos.

Pero estos ataques no se han originado en los últimos cinco años, sino que se han producido ataques similares a lo largo de la historia. Según Honorio Velasco, en el primer documento de las disposiciones internacionales, llamada la Convención de La Haya, celebrada en 1954, habla sobre el principal riesgo y la amenaza a patrimonios culturales por motivo de la guerra y sus consecuencias.

Además, redactaron otro documento sobre el daño intencionado en 2003 tras la destrucción de los Budas de Barminyan, en el conflicto talibán. Durante los años 2006 y 2007 ataques parecidos también ocurrieron en Irak, Afganistán, Kosovo y Líbano entre otros y más recientemente en países como Libia, Túnez y Egipto. Finalmente, no se conocen ningún tipo de sanción a los Estados por el incumplimiento de los ataques a Patrimonios Culturales.

 

 

Laura García

Clara Mateo

Leire Garmendia

Sobre el Autor